Home | Liturgia | Misas y vigilias | Nuestros Párrocos Franciscanos nos ofrecen la Homilía para este domingo

Nuestros Párrocos Franciscanos nos ofrecen la Homilía para este domingo

Paz y Bien

En esta sección los párrocos ofrecemos nuestra reflexión sobre la Palabra de Dios del Domingo, como medio de estar más en contacto con todos nuestros feligreses.  Son muchos los lugares en los que encontramos reflexiones sobre la Palabra de Dios de cada domingo, pero también nosotros queremos que os llegue nuestra reflexión y comentarios a la Palabra de Dios, como si estuviéramos reuniéndonos en la Iglesia. Esperamos que esta sección sea un medio más de sentirnos cercanos, comunidad parroquial de fe, y alimentados en nuestra vivencia de Iglesia Doméstica, confinada para bien de la salud de todos.

P Bernardo, P Alfonso y P Antonio

Homilía del domingo XIII del tiempo ordinario

“El que quiera guardar su vida, la perderá; pero el que la pierda por causa del evangelio la encontrará”

(28-jun-2020)

La llamada del evangelio de hoy es muy contundente y radical según la manera semítica de expresarse. Todas estas palabras, dichos o exigencias de Jesús, los recopila el evangelista y nos interpelan fuertemente. El seguimiento de Jesús es el núcleo de la vida cristiana. La fe es un encuentro personal con Jesús, mediante la cual, más que creer en “algo”, creeremos en “alguien”. La clave para comprender, asimilar y practicar estas palabras de Jesús del evangelio de hoy, consisten en comprender que la comunidad de Jesús no es un producto sociocultural sino el resultado de una conversión personal.

Siempre es tiempo para pasar de una fe pasiva, tradicional, sociocultural a una fe personal, adulta, fruto de una conversión y de un encuentro con Jesús. El Señor siempre nos presenta una alternativa a lo que dice el mundo y nos promete, precisamente porque es muy exigente, una felicidad y un gozo fruto de poner en práctica sus palabras.

Por ejemplo: “El que quiera guardar su vida, la perderá; pero el que la pierda por causa del evangelio la encontrará.” Lo que nos dice Jesús es que la vida se disfruta en la medida en que se convierte en donación. Si la intentamos retener, vivirla para nosotros, deja de ser vida. Es solo subsistencia. En cambio, cuando nos abrimos, cuando acogemos, nos preocupamos por las necesidades de los demás, entonces experimentamos de verdad lo que significa la vida. “Dando y dándose es como se recibe.” Hemos de aprender a “dar”. Dar nuestra alegría y nuestra comprensión, aliento, esperanza y cercanía. No se trata de cosas grandes, sencillamente “un vaso de agua fresca”, una sonrisa acogedora, un escuchar sin prisas, una visita, una llamada telefónica. Todo gesto de amor, por pequeño que sea, lo acepta y bendice Dios nuestro Padre.

Jesús ha defendido siempre con firmeza la familia y la estabilidad del matrimonio, y ha criticado duramente a los hijos que se desentienden de sus padres. Pero hay familias y familias: familias abiertas al servicio de la sociedad y familias replegadas egoístamente sobre sí mismas. Familias que educan en el egoísmo y familias que enseñan solidaridad. Familias liberadoras y familias opresivas. Por eso, la familia no es para Jesús algo absoluto e intocable. Hay algo que está por encima y es anterior: el Reino de Dios y su justicia.

Finalmente, el Dios de Jesús nos pone siempre mirando al que sufre. El evangelio no centra a la persona en su propio sufrimiento sino en el sufrimiento de los demás. Por eso: “El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentra su vida la perderá y el que pierde su vida por mí, la encontrará.”

El Señor os conceda su paz.

 

HOMILIA DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO 28 JUNIO

HOMILIA DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO 21 JUNIO

HOMILIA DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO. CORPUS CHRISTI 14 JUNIO

HOMILIA SANTÍSIMA TRINIDAD 07 JUNIO

HOMILIA DOMINGO DE PENTECOSTÉS 31 MAYO

HOMILIA VII DOMINGO DE PASCUA 24 MAYO

HOMILIA VI DOMINGO DE PASCUA 17 MAYO

HOMILIA V DOMINGO DE PASCUA 10 MAYO

HOMILIA IV DOMINGO DE PASCUA 03 MAYO

HOMILIA III DOMINGO DE PASCUA 26 ABRIL

HOMILIA II DOMINGO DE PASCUA 19 ABRIL